Día 1 de ayuno: Limpiar el cuerpo, limpiar el planeta

Escuela Enrique Aguilar

30 de marzo de 2020, se inicia la tercera semana de confinamiento por el corona virus. Hoy es el primer día de los 21 que he decidido limpiar mi cuerpo a través de un ayuno. La primera semana me acompañará una dieta de preparación, la segunda semana el periodo de ayuno en sí mismo y la tercera realizaré una dieta de salida parecida a la primera semana. Para hacer esto me inspiro y me guío en la dieta higienista.

Me he propuesto el reto de compartir la parte de mi proceso que pueda ser útil para los demás, así que cada tres días escribiré qué me está pasando y qué voy sacando en claro de mi proceso de limpieza.

Buena parte del mundo conocido se ha parado. El sistema productivo se ha parado y sólo sigue funcionando lo que es esencial para el mantenimiento de la vida. Nos hemos retirado a nuestras casas y dejado de trabajar para lidiar nuestra particular campaña contra el virus. Visto desde una perspectiva amplia el fenómeno es curioso, parece que le estamos dando un respiro al planeta o mejor dicho, el planeta ha decidido darse un descanso y nos ha hecho parar la locura que llamamos normalidad.

Un ayuno no es dejar de comer sin más, es un periodo de tiempo en el que reducimos la actividad todo lo posible para permitir al cuerpo que use la energía para limpiar sus tejido y órganos, limpiar las emociones y limpiar la mente. En el ayuno, no se come o se come lo mínimo para eso y se acompaña con descanso, meditación, expresión y reflexión.

Intuyo que cada ser humano es una célula de este planeta, si esto es así, todos formamos parte y tenemos una función vital en la Tierra aunque no seamos consciente de ello. Exactamente igual que una célula de nuestro cuerpo no es consciente de su función en el conjunto del cuerpo, pero eso no quita que sea imprescindible para el buen funcionamiento del organismo. Creo que hace tiempo al planeta le han salido unos cuantos tumores cancerígenos. Como sabes el cáncer se produce por una generación incontrolada de células que dejan de cumplir con su función global para sólo consumir energía y crecer y crecer y crecer. El crecimiento celular desmedido y sin función conduce al organismo al colapso y a la muerte.

En la actualidad se estima que hay en el mundo 7625 millones de personas. Muchas de estas personas/células del planeta están actuando como células cancerígenas sin ser consciente de ello. Se han olvidado de la función global que poseen y sólo consumen, consumen y consumen energía y materia sin aportar nada a la función vital global.

Desde una mirada amplia y global de lo que está pasando en la actualidad con el corona virus, intuyo que el sistema inmunológico del planeta está actuando sobre las células humanas con la finalidad de restablecer el equilibrio y la salud de la unidad planetaria. Intuyo también que estamos muy al principio del proceso de sanación. Es decir, nos acabamos de enterar de que tenemos cáncer y todavía no hemos iniciado la terapia necesaria para ello. Intuyo también que el sistema inmunológico del planeta actuará fuertemente sobre las células cancerígenas que están produciendo desequilibrio.

Bueno, la cosa es, tú que estás leyendo esto, te sitúas dentro de las células cancerígenas o de las células benignas. Para saber si eres una célula benigna formúlate estas preguntas:

  • ¿Respetas y cuidas tu cuerpo?
  • ¿Comes sano y sosteniblemente?
  • ¿Tu vida tiene un propósito o un sentido del que disfrutas?
  • ¿Te ríes, compartes y amas?
  • ¿Respetas y disfrutas los entornos naturales, los animales y plantas?
  • ¿Consumes lo que necesitas y no más?
  • ¿Conectas con la naturaleza por el placer de hacerlo?
  • ¿Valoras lo que tienes o estás siempre pensando en lo que te falta y te gustaría tener?
  • ¿Valoras lo simple, lo que va solo y tiene que ver con la belleza de la existencia?
  • ¿Cultivas la consciencia de que formas parte de algo más grande?
  • ¿Caminas hacia descubrir que existe un universo invisible que orquesta toda la vida, al que algunos llaman espiritualidad?
  • ¿Amas que estás vivo?

Intuyo que el planeta se está limpiando de la toxicidad que ha generado la civilización que hemos creado y que no es capaz de reparar. Por ello, a partir de hoy empiezo un ayuno, le doy un respiro a mi cuerpo, para que se limpie y expulse la toxicidad que lleva dentro por haber comido en exceso, por hacer vivido a un ritmo por encima de lo que es sano, y por llenar mi mente de expectativas generadas por mi ego que nada tiene que ver con mi función global. Krishnamurti dijo «Usted es el mundo y el mundo es usted«. Lo leí hace muchos años y se me quedó grabado esta frase aunque no la entendiera en su momento. Yo soy el mundo y el mundo soy yo. Así que, si quiero cuidar el planeta, tengo que cuidar la parte que me toca: mi cuerpo. Mi cuerpo no me pertenece, pertenece al planeta. Cuidando mi cuerpo, cuido el planeta.

Hago este ayuno para alinearme con el planeta y sanar junto a él. Intuyo que esta es una de nuestras responsabilidades como parte de este mundo. ¿Qué vas hacer tú para alinearte con el planeta?

Gracias por leerme, si te apetece compartir lo tuyo, puedes hacerlo al final de esta página, será un gusto recibirlo.

Enrique Aguilar

Te regalo una experiencia
para que eleves tu vibración.

Recibe una meditación dinámica (deriva musical),
para ayudarte a conectar profundamente contigo desde tu casa.

Envía tus datos y además te enviaré periódicamente artículos de interés y los próximos eventos por correo electrónico (sin spam).

11 Comentarios

  1. Gianni

    Gracias Enrique! En parte me siento unido a la experiencia que estas empezando y leyendote se me amplia la perspectiva!
    Hace dos meses retomè la costumbre de comer «fuerte» por la mañana y progresivamente meno durante el resto del dia, intentando dejar la masticacion a partir del medio dia. A veces lo consigo a veces no! Y no se trata de conseguilo o meno, sino que me doy cuenta que a darle espacio al «no comer», surgie una cierta agitacion, inquietud! Intento respirar profundamente! En algunos casos me ayuda la meditacion, atravez de la cual, los istintos de hambre se me hacen mas presentes y, al calmar la mente, se van desolviendo. En otros casos es interesante observar como voy compensando esa inquitud: hablar execivamente por telefono, pasar mas tiempo de lo necesario en facebook, comerme mas las uñas, etc.
    Asì voy «surfeando» entro de la observacion directa y la toma de conciencia a posteriori…
    por allì ando!
    Encantado de seguir leyendo sobre tu experiencia de «ayuno»

    Responder
    • Reyna

      Hola Enrique, muy interesante tu reto, ojalá nos puedas llenar de esa energía purificadora que recibirás del ayuno y de la meditación y animarnos con tu experiencia para poder o por lo menos intentar hacerlo, lo que si me he dado cuenta es que la primera semana de confinamiento la ansiedad me supero, sin embargo, esta semana ya he vuelto a cuidar de mi cuerpo porque es importante aprender a comer para vivir y no vivir para comer y menos en estos tiempos de catástrofe mundial, porque vendrán tiempos difíciles y probablemente el ayuno será nuestra arma para sanar.
      Abrazos y mucho ánimo.
      Reyna

  2. ketty

    Hola Enrique
    Pienso que es buena idea, una semana de entrada una de ayuno y otra de salida.
    He estado en casas de reposo higienista, y cuando sales de allí tienes un plus de energía.
    Mi dieta debido a mis temas ya es muy cuidada, sin excesos, o muy pocos y muy limitada, prefiero seguir con mi alimentación «normal».
    También espero que aumente la conciencia general de cuidar y respetar la naturaleza, y a uno mismo.
    Soy vegetariana, aunque como pescado, por ética animal, no quiero participar en como se trata a los animales.
    Como sabes tengo temas a sanar, pero estos días ha aumentado mis horas de meditación, de yoga, escucho a Isa Solana, Borja Vilaseca, Sadhguru, personas que me aportan.
    Como te comenté mi hija es médico, y hasta ahora no estaba con los infecciosos, pero a partir de mañana los pasan a todos a esas plantas, caen como moscas, y necesitan relevos.
    Eso significa que ha de dejar el piso para no afectar a su pareja y irse a un piso con compàñeros que tb estan con infecciosos para no contagiar a nadie más que ellos mismos. Es joven, sana y fuerte, y a diferencia de mi, es positiva y con mucha voluntad y energía.
    No quiero pensar en lo que puede ocurrir, pero ahí estoy.
    Dios nos ayude a todos.
    Te deseo que este ayuno sea de provecho para tí y para el planeta, necesita tanto sanarse.
    Un fuerte abrazo.
    Como pasaremos de mirarnos con mascarillas a dos metros de distancia y no tocarnos a abrazarnos?????
    Vamos a tener mucho trabajo a recuperar la confianza del contacto,tal vez tendríamos que pensar en eso., como volver a confiar después de esto.
    Un abrazo, mucha fuerza y adelante tu puedes con ese ayuno y con más.
    Ketty

    Responder
  3. Rosa

    Gracias corasao por tu propuesta. El domingo, después de mi cumple haré mi depuración de 10 días, como cada semana santa.
    Estoy cuidando mi cuerpo con la música y el deporte. Durmiendo el máximo de horas que soy capaz, haciendo meditación cada día…
    Creo que soy una célula benigna con un gran camino para recorrer para no ser nociva. El consumismo, a veces la queja y la desconexión de mi maestra interior me hacen tener una toxicidad que quiero mirar de frente.

    Un fuerte abrazo y gracias por tu propuesta
    Rosa

    Responder
  4. María José Jiménez

    Hola Enrique querido. Me encanta esta idea, y me encantará leer tus reflexiones. Yo el confinamiento lo estoy viviendo con mucha calma y confianza y me siento mejor que nunca. El mundo paró y mi estrés también, así que mi cuerpo está muy energético y no voy a empezar el mismo día que tú pero si que voy a hacer un ayuno de unos días ya que creo que este momento es el mejor por la poca demanda de energía. Y estoy totalmente de acuerdo contigo, somos parte de un planeta vivo que tiene su propio latido y que debemos cuidar entre todos. Te abrazo y te leo.

    Responder
    • María José Jiménez Suárez

      Ah!! Y gracias por la inspiración, como siempre 😉

  5. Curra Font de Mora

    Gracias Enrique por tu compartir, me toca profundamente. Algo en mi se resiste a esta limpieza tan en consonancia con la limpieza de la tierra y con mi proceso de estos días de más y más calma y más conexión conmigo. De momento empiezo por quitar la cena y disminuir cantidades, poner conciencia en todo lo que como y quizás, la semana que viene soy capaz de un poco más. GRACIAS

    Responder
  6. Joan Nave

    Altament inspirador, novament.
    Que tot et siga propici en este petit (gran) viatge que comences.
    Bon dejú!
    Joan Nave

    Responder
  7. Montse Martí Rom

    Una muy buena reflexión Enrique, que me va como anillo al dedo. Llevo días con la sensación de que mi cuerpo necesita limpiar, desintoxicarse y ahora asociandolo con el planeta me llega muchisimo, es un buen momento para unir, en mi caso, la parte espiritual con la más fisica y dejar reposar y limpiar mi cuerpo. Mil gracias por tu aportación, espero y deseo que te vaya genial.
    Un fuerte abrazo
    Montse Martí

    Responder
  8. Nuria

    Comparto tu reflexión, Enrique.
    Gran oportunidad para SANAR.
    Por mi parte, comentar que hace más de un año que opté por una alimentación y estilo de vida vegano y mi salud ha mejorado, al igual que me siento coherente con mis valores.
    Adelante en estos 21 días de Purificación.
    Muchas Gracias por compartir!

    Responder
  9. Mariela

    Hola Enrique, me alegro mucho de leeerte siempre y ahora aún más, me resuena mucho tu artículo, porque desde que empezó el confinamiento, he empezado a comer más sano, algunos días hago limpieza con zumos de frutas y verduras, me estoy dando el permiso de escuchar a mi cuerpo, y el me dice que necesita mucho menos, ya que la rutina ya no está, he vuelto a leer viejos libros de alimentación saludable y estoy agradecida de leer tu propuesta, me reafirma y me hace sentir conectada, depurarme para ayudar a depurar, gracias por aclarar mis intensiones de una manera tan simple.
    Yo también pongo mi semilla de limpieza.
    Un abrazo de corazón.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Taller Introductorio

Sistema Ludocorporal®

Formación

Sistema Ludocorporal®

Retiro

El Camino del Propósito

Otros artículos

Los retos en tiempos de crisis
Los retos en tiempos de crisis

Vivimos en tiempos de incertidumbre. A unos les da por el miedo y sólo piensan en protegerse con una actitud conservadora. A otros les da por crear e iniciar nuevos caminos, me pregunto ¿qué hace que unos sigan un camino u otro?.

leer más
Razón con «CO» delante
Razón con «CO» delante

En este artículo hablo brevemente a dónde nos está llevando el imperio de la consciencia racional y la necesidad evolutiva de conectar con el corazón y nuestro propósito como seres espirituales que somos

leer más
Día 7 de ayuno: … y el mundo se paró
Día 7 de ayuno: … y el mundo se paró

En este artículo hablo de la diferencia entre el ritmo social actual y la necesidad de alinearnos al ritmo de la naturaleza. También establezco la hipótesis que el inconsciente colectivo haya intervenido en las circunstancias que estamos viviendo con el corona virus

leer más

Te Regalo

Recibe una meditación dinámica (deriva musical) para elevar tu vibración.

15987

Pin It on Pinterest

Share This