El duende que habita en tu ombligo

Enrique Aguilar

Fuente de imagen: https://www.thepicsees.com/

Me gusta imaginar que un duende me acompaña, cuando lo tengo en cuenta, hago travesuras, mi vida es más amable y divertida. Además, las personas que me rodean me quieren más y mejor.

Cuando olvidamos que nos acompaña un duende en nuestro interior perdemos frescura, el sentido de la travesura y la bendita libertad que da entrar en lo absurdo.

El duende que nos acompaña nos recuerda que  el sentido general de la vida es gozarla y que para estar cuerdos en este mundo hay que vivir algunas locuras de vez en cuando, soltarnos el pelo e ir más allá de lo lógico/racional/científico. La locura que cura como decía Guillermo Borjas.

Lamentablemente en nuestra psique circulan algunos venenos que anestesian a nuestro duende interior. Son los «no puedo», «no tengo», «no siento», «no sé» «no me lo permito» «no es para mí…» «NO…»

Una persona que está llena de estos «Noes internos” se somete a sí misma a vivir desde la mirada de la escasez. Es decir, está programada para ver lo que le falta, teniendo dificultades para reconocer en sí misma los recursos que ya posee: sus talentos, su creatividad, su alegría…

Para pasar de este «NO» al «SÍ» se necesita un profundo proceso de autoconocimiento y, por supuesto, activar a nuestro duendecillo interior.

El duende no entiende de escasez y de «Noes», el duende que nos habita quiere jugar, explorar, curiosear y asumir algún que otro riesgo que le aporte adrenalina.

Cuando una persona se reconcilia y da permiso a su duende, se activa la mentalidad del «SI» . Entonces ocurre una metamorfosis muy poderosa: la de lanzarse por la montaña rusa de la vida con sus subida y sus bajadas sin saber muy bien a donde llegará. Y gritando como un loco con la lengua por fuera en la parte de máxima pendiente.

La civilización que hemos construido tiene mucho miedo al duende de las personas, por eso hace por anestesiarlo, prohibirlo, satanizarlo, ridiculizarlo…

La civilización tiene miedo porque el duende de las personas representa el poder de la individualidad frente a lo colectivo. El poder de sentirse libre de expresarse tal y como uno es sin miedo a la mirada del otro.

Te dejo con un vídeo donde hablo de la importancia de jugar


Taller de introducción al Coaching Lúdico


Un proceso para conectar con lo esencial a través de la experiencia lúdica
Taller vivencial de especial interés para las personas que están pensando realizar la formación en coaching lúdico

Más información

Te regalo una experiencia
para que eleves tu vibración.

Recibe una meditación dinámica (deriva musical),
para ayudarte a conectar profundamente contigo desde tu casa.

Envía tus datos y además te enviaré periódicamente artículos de interés y los próximos eventos por correo electrónico (sin spam).

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Taller Introductorio

Sistema Ludocorporal®

Formación

Sistema Ludocorporal®

Retiro

El Camino del Propósito

Otros artículos

Los retos en tiempos de crisis
Los retos en tiempos de crisis

Vivimos en tiempos de incertidumbre. A unos les da por el miedo y sólo piensan en protegerse con una actitud conservadora. A otros les da por crear e iniciar nuevos caminos, me pregunto ¿qué hace que unos sigan un camino u otro?.

leer más
Razón con «CO» delante
Razón con «CO» delante

En este artículo hablo brevemente a dónde nos está llevando el imperio de la consciencia racional y la necesidad evolutiva de conectar con el corazón y nuestro propósito como seres espirituales que somos

leer más
Día 7 de ayuno: … y el mundo se paró
Día 7 de ayuno: … y el mundo se paró

En este artículo hablo de la diferencia entre el ritmo social actual y la necesidad de alinearnos al ritmo de la naturaleza. También establezco la hipótesis que el inconsciente colectivo haya intervenido en las circunstancias que estamos viviendo con el corona virus

leer más

Te Regalo

Recibe una meditación dinámica (deriva musical) para elevar tu vibración.

15987

Pin It on Pinterest

Share This